Twitter y la prensa: ¿tan lejos y a la vez tan cerca?